NOVEDADES
Bruselas lanza una reforma del IVA para reducir el fraude fiscal
octubre 10, 2017 - fiscalidad

La Comisión Europea ha presentado una ambiciosa reforma de la ley de IVA. Una de las más importantes de los últimos años. La reforma plantea dejar de aplicar la exención de IVA en operaciones transfronterizas. Así, operaciones intra-comunitarias y exportaciones a terceros países perderían la exención de IVA, de la que gozan actualmente.

La propuesta planteada es un intento ambicioso de luchar contra el fraude fiscal del impuesto sobre el consumo más importante, y supone una recaudación importante. Con esto, la nueva propuesta tiene gran impacto en la venta de productos por internet. Queda patente, así, que la comisión europea no quiere dejar escapar el negocio que supone el comercio online.

El intento es ambicioso y complejo, tanto, que su implantación se plantea que se realice de forma gradual -entre 2018 y 2022- aplicándose primero sobre comercio de bienes transfronterizos, y en base al éxito de éste, aplicarlo a las operaciones de servicios.

El cambio se basa en el principio de destino, y consiste en que, por ejemplo, una operación de venta de bienes, hasta ahora no sujeta a IVA al realizarse entre dos países miembros de la UE, pasaría a estar sujeta al iva, pero no al IVA del país de origen, sino sujeta al tipo de IVA del estado miembro del adquirente del bien, por lo que las ventas de un mismo producto se podrían ver gravadas con tipos de IVA diferentes.

El objetivo es que la empresa vendedora cargue el tipo de IVA en función del tipo impositivo aplicable en el país de destino. No obstante, la declaración se realizará en su país de origen, ingresando el IVA en su propia administración tributaria, para que posteriormente, los estados miembros se distribuyan la recaudación derivada de las ventas que corresponda a cada país.

Así, la reforma implica constantes flujos de ingresos fiscales entre los diferentes países de la unión europea. De todos modos, para su implantación efectiva serían necesarias modificaciones o simplificaciones en las reglas actuales de facturación.

 

 


© Martínez Comín