NOVEDADES
Hacienda investiga el pago del recargo del IVA en las operaciones con la UE
diciembre 23, 2015 -

El número de identificación fiscal europeo (NIF), obligatorio en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), es una forma de mostrar a los proveedores que las adquisiciones intracomunitarias de bienes las está realizando un comerciante minorista obligado al pago del recargo de equivalencia, pero no es la única. Así lo ratifica un informe publicado por la Agencia Tributaria el 30 de octubre, en éste se recuerda la obligación que tienen estos contribuyentes de realizar declaraciones complementarias e ingresar el IVA y el recargo de equivalencia, sin tener derecho a deducirse las cuotas del Impuesto soportadas.

La Agencia Tributaria ha cambiado de criterio respecto a los comerciantes minoristas que se incluyen en el Régimen Especial del recargo de equivalencia con carácter obligatorio, que compran bienes a través de operaciones entre  países miembros de la Unión Europea (UE), incumpliendo la obligación de darse de alta anteriormente en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI) y haber obtenido el NIF comunitario.

En estas situaciones, la normativa del IVA les exime de la mayoría de obligaciones formales relacionadas con el Impuesto como sería por ejemplo la llevanza de los libros. En contrapartida, están obligados a acreditar ante sus proveedores que están sometidos al recargo de equivalencia para que estos puedan repercutir en la factura el IVA y también el recargo correspondiente. En el caso de que Hacienda no admitiese la validez de estas operaciones dejaría de ingresar el IVA y el recargo, que es obligatorio para el minorista en estas operaciones .

Fuente: El Economista


© Martínez Comín