NOVEDADES
La nueva directiva europea cambiará las reglas básicas y obligará a las plataformas digitales a instalar filtros
marzo 27, 2019 - Innovación y tecnologías

El Parlamento Europeo ha aprobado finalmente la Directiva sobre el copyright digital que renueva los derechos de autor a nivel de la UE. Finalmente han ganado la batalla los creadores y los editores. La contumaz oposición que unía a los gigantes digitales, como Youtube o Google, con activistas defensores de la libertad de Internet, no ha conseguido frenar una normativa pensada para actualizar el derecho de autor a la era digital, pero que, en algunos sectores, levanta gran preocupación por sus potenciales efectos sobre la libertad de expresión.

El punto más polémico son los filtros de contenido. Es el ya famoso artículo 13 de la Directiva, aunque en realidad, en la redacción final ha pasado a ser el 17, que obliga a las plataformas digitales a instalar filtros para asegurarse que el material que sus usuarios suben a la red dispone de derechos de autor. Es decir, son las plataformas las responsables legales de este contenido y, por lo tanto, son ellas las que tienen que gestionar los derechos. Hasta el momento, su única obligación es retirar contenido a posteriori, a petición del propietario de los derechos, pero no de forma preventiva.

La Directiva no menciona específicamente la instalación de filtros, pero en la práctica se ve como la única fórmula para poder establecer esta supervisión previa a la publicación del material. Los críticos consideran que, colocar como guardián a un algoritmo, conlleva problemas técnicos, porque tienden a dar falsos positivos y a frenar la subida de material que sí estaría autorizado y, además, supondrá unos costes que solo podrán sufragar las grandes empresas


© Martínez Comín