NOVEDADES
“La ola ‘Blockchain’: Así cambiarán los modelos de negocio”
octubre 31, 2018 - Innovación y tecnologías

El pasado jueves 25 de octubre pudimos disfrutar de la interesante jornada “La ola ‘Blockchain’: Así cambiará los modelos de negocio” organizada por APD y con los ponentes Aleix Valls, CEO y Cofounder de Liquid Co. y Oscar Pierre Prats, presidente de Aggity.

La tecnología blockchain se encuentra en boca de todos y es tema de debate en todo tipo de jornadas sobre innovación, sobre todo en el ámbito empresarial, por los horizontes de posibilidades de uso que abre. Ello se plasma en el previsible crecimiento anual de su uso del 51% para el 2022 en varios mercados, como el de las instituciones financieras.

 

El Blockchain es una tecnología que permite realizar de manera completamente segura cualquier tipo de transacción, no necesariamente económica, a través de la red. Esta tecnología se puede concebir como una gran base de datos digital distribuida, consensuada y segura en donde se anotan todas las transacciones, como si de un gigantesco libro de contabilidad se tratase.

Una de las grandes novedades que aporta esta tecnología es que en las transacciones no se requiere de un intermediario centralizado que las valide, pues esta función es realizada por los diversos nodos independientes existentes (computadoras). Estos se encargan de verificar y validar las transacciones agrupándolas en bloques que se registrarán en la base de datos y serán enlazados linealmente en entre sí, de allí el nombre “cadena de bloques”. Todo este proceso garantiza que la información registrada sea inmutable y perpetua pues para poder editar la información sería necesario modificar todos los bloques anteriores. Además, cada uno de estos nodos almacena una copia de la cadena y de las transacciones, creando un registro consensuado, garantizando la disponibilidad de la información en todo momento y su integridad.

Debemos tener presente también que, al tratase de un sistema encriptado, se obtiene una protección absoluta de las identidades de los usuarios y de los datos personales de las transacciones.

Si bien es cierto que la aplicación del blockchain más conocida es el Bitcoin, hay numerosas posibilidades de aplicación de esta nueva tecnología en campos muy diversos, pues se puede aplicar a la realización de cualquier transferencia de valor, como por ejemplo elecciones con votos electrónicos, telecomunicaciones, sistemas de pago, registro de documentos, cadena de suministro, contratos inteligentes, servicios públicos, Seguridad Social y sanidad…

Las visiones más optimistas conciben esta tecnología como una revolución que cambiará nuestra forma de entender la sociedad y los negocios, y lo comparan con lo que fue en su día la integración de los ordenadores de uso doméstico o el desarrollo de Internet.

Por ahora todo ello es un proyecto muy ambicioso, pero aún no maduro, sobre todo en lo que se refiere a los intermediarios, pues la descentralización de estos será un proceso, como mínimo, complejo. Pero el hecho de poder llegar a crear un mundo donde no existan intermediarios y se dé la posibilidad de ostentar la información por parte de todos los usuarios, facilitando un mundo más transparente y con menos fraude, hace que valga la pena intentarlo.


© Martínez Comín