NOVEDADES
La tasa turística: disputa entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona
julio 11, 2016 - fiscalidad

Tras la Comisión mixta que tuvo lugar el pasado martes 5 de julio de 2016, reuniendo al Consistorio y al Gobierno Catalán, parece ser que el nuevo punto de discordia entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat es la tasa turística.

El debate se plantea en este periodo veraniego en el que el turismo va a empezar a aterrizar en la capital catalana. Turismo que, en 2015, alcanzó un récord de 8.303.609 viajeros alojados en hoteles, pasando a ser Barcelona la tercera ciudad europea más visitada.

El año pasado, la Generalitat recaudó 43,5 millones de euros -un 5,48% más que en 2014-. Hoy, Barcelona representa más de la mitad del total recaudado en Cataluña y, sin embargo, recibe una tercera parte del impuesto que pagan los turistas de la ciudad. A raíz de esta constatación, la alcaldesa, Ada Colau, ha expresado su voluntad de que Barcelona reciba la totalidad del importe recaudado en la ciudad condal.

¿Pero, en qué consiste esta tasa? La tasa turística es un tributo propio., Cataluña y las Islas Baleares son las únicas Comunidades Autónomas que lo han incluido en su sistema tributario. Dicha tasa grava las estancias en establecimientos turísticos (hoteles, viviendas de uso turístico -tipo Airbnb, que nos ofrecen hoy en día las economías colaborativas-, campings, cruceros, etc.). El precio a pagar oscila entre 0,5 € y 2,5 € por cada noche de alojamiento, variando según la categoría de alojamiento que haya elegido el viajero, contribuyente de la tasa turística.

Frente al fenómeno masivo de economía colaborativa de estos últimos años,  los ingresos obtenidos de viviendas de uso turístico aumentaron en 2015 un 38,6% respecto a 2014 pero siguen siendo la segunda fuente de financiación de la tasa. La primera, que representa un 79% de la totalidad, procede de los hoteles. Se encuentran también en lo alto de la lista, por este orden, los campings y los cruceros.

En términos geográficos, de los 43,5 millones de euros recaudados, 23 emanan de la cada vez más poderosa marca Barcelona, seguida por las costas catalanas: Costa Brava, la Costa Dorada, y la costa de Barcelona. Los siguientes son los Pirineos y, a la cola de las estadísticas de recaudación,  están las Tierras de Lleida.

Pero si todas estas áreas trabajan mano a mano para recaudar tal tasa, ¿por qué motivos, Barcelona reclama de la Generalitat el 100% de su recaudación? Por un lado, los ingresos suelen destinarse a  la Agencia Catalana de Turismo, las infraestructuras territoriales, los entes locales y a otros proyectos en relación con mejoras culturales de la región. Sin embargo, de aceptarse su petición, la alcaldesa barcelonesa prevé destinar una gran parte del importe a reducir el impacto en los barrios más afectados por el turismo, mejorando la seguridad y la limpieza de la ciudad.  Por otro lado, el Ayuntamiento resalta el desequilibrio entre el número de turistas acogidos y el reparto de los ingresos recaudados, ya que sólo recibe un tercio de lo que da; lo que podría responder a la voluntad de la Generalitat de desconcentrar el turismo en Cataluña, distribuyendo la afluencia de visitantes por todo el territorio.

Este posicionamiento de ambas partes no impidió sin embargo que la Comisión del pasado martes se desarrollara en un ambiente pacífico, aprovechado para la obtención del primer reconocimiento oficial de la deuda de 90 millones que la Generalitat deberá devolver al Consistorio barcelonés a partir de 2017


© Martínez Comín