NOVEDADES
Neymar y el famoso Fair Play Financiero
agosto 16, 2017 - Legal - Mercantil

Si la estrella brasileña Neymar Júnior revolucionó los medios con su llegada al Fútbol Club Barcelona, con su salida no iba a ser diferente.

Y es que, si los 222 millones de la cláusula de rescisión pagados hasta la fecha no parecían suficientes, se ha de sumar el posible sueldo de 30 millones netos más el IRPF francés, 55 millones anuales en total (que el club suele asumir también, como ha hecho con otros jugadores). La operación se dispararía a un un coste de 497 millones en 5 años (que es el periodo por el cual el club francés suele contratar).

Las cifras son de escándalo, pero aún podrían haber sido más elevadas. Por fortuna del club parisino, el pago de la cláusula de rescisión ya no está considerada una renta del jugador puesto que, según un pronunciamiento reciente de hacienda, ésta se considera como una indemnización laboral que el jugador tiene que asumir inmediatamente después del ingreso y, a ojos del fisco español, fiscalmente neutral.

Vistas las cifras, cuesta creer que se puedan cumplir las normas del fair play financiero que exige la UEFA, no obstante, ello depende de la revalorización que pueda dar Neymar al club francés ya que la normativa exige que solo se cubran las deudas con los ingresos del club (por mucho que Nasser Al-Khelaïfi pueda asumir directamente los costes del fichaje)

Por lo tanto, además de una más que probable estructuración de la deuda que habrá de pactar el jeque catarí, el juego del brasileño determinará si nuevos patrocinadores deciden invertir en la nueva imagen del club.

Por otro lado, el fichaje récord sí nos deja con dos seguridades: el Barcelona tiene 222 millones de euros para reforzar su plantilla, y los parisinos tienen que traspasar alguno de sus jugadores para cubrir al menos parte del gasto realizado para respetar el equilibrio que estable el fair play financiero.  Baza que van a usar a su favor clubes que quieran vender o comprar a ambos.

 

 

 


© Martínez Comín