NOVEDADES
Prohibiciones y restricciones a la libertad de las mujeres afganas
septiembre 6, 2021 -

“La igualdad es una necesidad vital del alma humana. La misma cantidad de respeto y de atención se debe a todo ser humano, porque el respeto no tiene grados” (Simone Weil, filósofa y activista francesa).

En los últimos tiempos, España ha dado grandes pasos en materia de igualdad entre mujeres y hombres. Aún le queda mucho camino por recorrer, es cierto, pero estamos muy por delante de otros muchos países, afortunada y desgraciadamente. En este sentido, desde Martínez Comín, entidad profundamente comprometida con la igualdad en todas sus dimensiones, vivimos con intensa preocupación la situación a la que están expuestas las mujeres afganas tras el regreso de los talibanes.

Como ya sabemos, el pasado 15 de agosto, los talibanes (o “estudiantes”, en lengua pastún), retomaron el control de Afganistán al hacer caer al Gobierno de Ashraf Ghani. Ello tuvo como causa la retirada de las tropas estadounidenses de dicho país, las cuales habían derrocado del poder a los talibanes en el año 2001, tras los atentados del 11 de septiembre.

Desde entonces, Afganistán está sumido en la violencia, el pánico y el caos, por lo que miles de personas intentan huir, desesperadas, desde el aeropuerto de Kabul, con la ayuda de distintas fuerzas internacionales.

La situación en el país asiático es absolutamente insostenible y preocupante. Con la vuelta al poder de los talibanes, los afganos (y, sobre todo, las afganas) temen que vuelvan a aplicar la sharía o ley islámica de manera radical, como ya ocurrió en el pasado.

La sharía puede ser interpretada de diversas maneras, ya que el Corán, el libro sagrado del islam en el que se basa, determina un camino para la vida moral, pero no concreta los pasos que se deben dar para recorrerlo. Por tanto, de la postura de los talibanes con respecto a la sharía en esta ocasión dependerá, de forma particular, el futuro de las niñas y mujeres afganas.

Es cierto que los talibanes han prometido que, en el nuevo régimen, las mujeres de Afganistán tendrán derechos “dentro de los límites de la ley islámica”. Sin embargo, no queda claro qué significado concreto tendrán estas palabras.

En la introducción de la lista “Algunas de las restricciones impuestas por los talibanes sobre las mujeres en Afganistán”, publicada por la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA), se pueden leer afirmaciones tan espeluznantes como las siguientes: «Los talibanes tratan a las mujeres peor que a los animales«. «Mientras declaran ilegal el enjaular a aves y animales, encarcelan a las mujeres afganas dentro de las paredes de su casa». «Las mujeres no tienen importancia a los ojos de los talibanes a menos que se ocupen de la gestación de niños, la satisfacción de las necesidades sexuales masculinas o las tareas domésticas penosas diarias».

En la lista mencionada, se incluye un total de 29 prohibiciones y restricciones a la libertad de las mujeres afganas, entre las que se pueden destacar las siguientes:

  • Prohibición total de trabajar fuera del hogar, con la excepción de unas pocas doctoras y enfermeras de algunos hospitales de Kabul.

 

  • Prohibición de realizar actividades fuera del hogar, salvo que la mujer esté acompañada de un mahram (pariente masculino cercano, como puede ser el padre, el hermano o el marido).

 

  • Prohibición de tratar con comerciantes que sean hombres, así como de que sean atendidas por médicos varones.

 

  • Prohibición de que estudien en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa.

 

  • Distinción entre “autobuses públicos para hombres” y “autobuses públicos para mujeres”.

 

  • Prohibición de baños públicos femeninos.

 

  • Prohibición de que practiquen deporte.

 

  • Prohibición de reírse a carcajadas.

 

  • Obligación de utilizar burka, unido a la prohibición de usar ropa de colores brillantes, tacones y cosméticos.

 

  • Se les azotará o golpeará e insultará a las mujeres que no vayan vestidas de acuerdo con las reglas establecidas, así como a las que no estén acompañadas de un mahram.

 

  • Lapidación pública a las mujeres que estén acusadas de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

 

En este contexto, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha sostenido que el trato que los talibanes dispensen a mujeres y niñas en Afganistán constituirá una “línea roja” en cuanto al cumplimiento de los Derechos Humanos por parte de los insurgentes.

Por su parte, ONU Mujeres ha declarado que mantiene su compromiso de apoyar a las niñas y mujeres de Afganistán, al mismo tiempo que ha afirmado que “Los derechos de las mujeres y niñas deben ir en una sola dirección, y es hacia adelante. Las mujeres y niñas afganas han desempeñado un papel decisivo en la historia de su país. Es fundamental que lo sigan haciendo y que se protejan sus derechos ganados con tanto esfuerzo”.

Desde Martínez Comín seguiremos muy de cerca, y con mucha inquietud, los pasos que darán los talibanes con respecto al trato de las mujeres afganas. Creemos firmemente en que la igualdad entre las personas, en todas y cada una de sus manifestaciones, constituye un derecho intrínseco a la condición humana, y, como tal, debe ser siempre respetado.


© Martínez Comín