NOVEDADES
Reflexiones desde mi oficina en casa: ¿Qué necesito para seguir?
abril 8, 2020 - COVID-19

En estos días convulsos, donde todos y cada uno de nosotros nos estamos dejando la piel, de una manera u otra, por un motivo u otro, para que nuestra “estructura” vital o profesional, o ambas cosas, no decaiga, necesitamos recordarnos, con frecuencia, los valores que nos ayudan a seguir luchando:

Se necesita VOLUNTAD para mantener activa nuestra mente y nuestro ánimo, tratando de vivir con dignidad esta película sin guion, creando cada día escenarios nuevos y positivos.

Se necesita HUMILDAD para calmar el ego y darnos cuenta de que no somos el centro del universo: que hay millones de personas sufriendo esta pandemia. Y que ningún sufrimiento es mayor o menor a otro porque su medición es subjetiva y, por lo tanto, incomparable.

Se necesita EMPATÍA para comprender (que no tiene por qué implicar compartir) lo que está sucediendo y que cada uno lo lleva, lo siente, lo expresa, como buenamente sabe y puede.

Se necesita TOLERANCIA para vivir con cierto sosiego lo que tal vez comprendemos, pero no compartimos. Cada uno tiene sus creencias, sus prejuicios, sus juicios y su historia. Y piensa y actúa conforme a ellos. Juzgas según tu percepción. Entiende que cada uno tiene su propio punto de partida.

Se necesita SOLIDARIDAD para seguir sintiéndonos humanos: ponle ánimo, entiende que no eres el único afectado por esta pandemia, comprende que todos nos enfrentamos de la mejor manera posible a esto que escapa de cualquier control. Sé generoso de alma.

Se necesita COHERENCIA para discernir lo controlable de lo incontrolable. Trata de resolver lo que está en tu mano, lo que depende de ti (que, seguramente, será poco). No pretendas atar lo que no lleva cuerdas.

Se necesita SENTIDO COMÚN para no dejar que el miedo que nos genera la incertidumbre nos gane la partida.

Se necesita AMOR para abrazar lo que estamos viviendo, porque es la píldora de la comprensión.

Se necesita SABIDURÍA para canalizar en forma de aprendizaje toda esta lección de vida.

Se necesita ser AGRADECIDO con la vida, con las personas, con lo que tenemos, con lo que no tenemos, con lo que nos ha tocado vivir. Enfócate en la oportunidad de transformarte.

Hay situaciones que no permiten dibujar estrategias. Se trata de mera supervivencia a cualquier nivel (vital, económico, profesional, de pareja). Reconecta con tu esencia. No te queda otra que adaptarte, así que hazlo de forma consciente. Reconstruye tu futuro desde lo que eres y con lo que eres.

Montse Hernández


© Martínez Comín