impart
Publicado por:
impart

Habrá que ver si en un futuro la OCDE retoma la propuesta que ha rechazado Europa

Algo parecido a lo que acontece con ciertos juegos de azar, en los que normalmente “gana la banca”, está sucediendo con las empresas tecnológicas: en esta larga partida, la Unión Europea asume el rol de jugador y las multinacionales, el de banca. Hace muy pocos días se hacía público el acuerdo alcanzado entre el fisco francés y Apple por el que Francia –a cambio de no iniciar un procedimiento sancionador largo y costoso– se conformó con embolsarse 500 millones de euros, cantidad que aceptó pagar Apple por reconocer que había venido redirigiendo rentas hacia países de baja tributación con el único fin de eludir el pago de impuestos, es decir, sin que exista una actividad real en estos países que justifique la recaudación. Así, con la conformidad al pacto, la delgada línea roja que suele separar la economía de opción de una reprobable ingeniería fiscal quedaba directamente cruzada, pero millonaria y voluntariamente saldada.

29 de marzo de 2019, CincoDías/El País