impart
Publicado por:
impart

Una batalla perdida

Algo parecido a lo que acontece con ciertos juegos de azar, en los que normalmente “gana la banca” está sucediendo con las empresas tecnológicas: en esta partida, la UE asume el rol de jugador y las multinacionales, de banca.

Apple pagó 500 millones tras su reciente acuerdo con el fisco francés. Esa noticia se convertía en un aliciente para seguir impulsando la medida que, desde 2017, estaban proponiendo algunos países europeos como Francia, Italia, Alemania y España que, hartos de la ingeniería fiscal, trataban de implantar una medida que permitiera gravar no sólo los beneficios de las GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft), sino también su actividad (el intercambio de datos, la actividad de intermediación, la publicidad online, etc.).

La Vanguardia, 24 de marzo de 2019